• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Blogger Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Elena García Quevedo 

Voces ancestrales femeninas imprescindibles para la vida

¿Cuál es el secreto de las mujeres? ¿Por qué unas se hacen más poderosas a medida que envejecen y otras no? ¿Cuál es el motivo por el que algunos líderes internacionales dicen que el futuro de la humanidad depende de que las mujeres alcancen masivamente los puestos de poder? ¿Por qué el planeta necesita que las mujeres tomen su poder?

 

Para responder a estas preguntas, El viaje de las mujeres explora el cuerpo femenino, la psique, las emociones, los hábitos, mitos y los secretos de comunidades reconocidas por el poder de sus mujeres.

 

El texto se basa en el periplo autobiográfico de la autora por seis países a través de la memoria femenina, propone y analiza un patrón común con claves de vida que las ancianas más poderosas siguen en sociedades de gran longevidad.  


Este no es solo un libro sobre mujeres para mujeres, sino un libro de mujeres para tod@s, porque el viaje de las mujeres es el viaje de toda la humanidad.

«Nuria Espert me dio una frase que me marcó: “El amor se refleja en todo”.

La Abuela Margarita, que viaja de Oriente a Occidente para traer sus saberes ancestrales, me recordó: “El despertar femenino es ir de la cabeza al corazón. Despertar femenino es para mujeres y para hombres”.

La Abuela Rita Pipka insistió: “El viaje más importante tiene veinticuatro centímetros y va de la cabeza al corazón”.»

DE LA INTRODUCCIÓN DE LA AUTORA

«El origen de este libro sobre las claves de la plenitud, libertad y felicidad que las abuelas sabias guardan como tesoros se remonta a ese tiempo de infancia, cuando me educaban para adaptarme al mundo; prosiguió en mi lucha profesional por abrirme camino, y se consolidó en Irak, tras trabajar en Oriente Próximo y ver a muchas mujeres llorar a sus hijos heridos o enterrar a sus muertos. A niñas que decidían seguir adelante pese a las heridas de sus cuerpos. A ancianas que se asociaban en grupos de paz y creaban red. Estaba junto a unos niños heridos cuando tomé conciencia de que aquello no iba a parar. Mi trabajo no servía para parar aquella locura.

 

Al regresar a España sufrí una crisis de ansiedad. ¡Nada tenía sentido! Recuerdo que salí a la calle, miré a mi alrededor y sentí que algo profundo faltaba; algo a lo que era incapaz de dar nombre, pero que también había arrastrado a mi madre y a una amiga a la depresión. ¿No había algún lugar sin guerra donde la vida tuviera sentido?


Comencé el viaje en busca de los saberes ancestrales femeninos en pueblos de raíz matrilineal. Primero seguí el Nilo y al sur de Egipto, en Nubia, conocí a una matriarca que me enseñó el poder de los aromas para abrir el corazón y conocí a un hombre del desierto de ojos esmeralda. En Colombia subí a la Sierra Nevada de Santa Marta y, a ritmo del mejor vallenato, una mujer indígena me descubrió el vínculo de mi cuerpo de mujer con la Madre Tierra. En la India descubrí el poder de decir adiós con mi sexualidad y una prostituta de Bombay me mostró otra forma de amar. Cuando regresé a España, recuperé la memoria y el orgullo de mis antepasadas a través de las cocinas asturianas. En España entrevisté a mujeres y hombres de edad que hubieran cambiado de algún modo la historia para ver su arte de vivir; la forma en la que las pequeñas cosas guiaron su vida y, por tanto, la de la sociedad.


En ese tiempo conocí a muchas ancianas reconocidas por su sabiduría que me enseñaron algunos secretos para sentirse cada vez más fuerte o cómo ellas lograron volverse oro a medida que envejecían; que pertenecían a sociedades de matriarcas y mujeres fuertes, y pudieron aprender los secretos de las mujeres, de sus propias abuelas.


 

Para poder cambiar, es imprescindible que cada mujer se ponga en su lugar, conozca su propio cuerpo y sus ciclos, descubra sus emociones, se valore y diga aquí estoy yo para poder reconocer el legado femenino y tome el poder que le corresponde.


 

¿Cuál es el tesoro de todas las mujeres para la sociedad contemporánea? A medida que me hacía esa pregunta necesité resumir en una imagen parte de lo aprendido como parte del camino de lo femenino del que oí hablar a las ancianas para que sirviera. (…) Cuando lo obtuve, supe que tenía frente a mí el mapa del tesoro que había buscado durante años, y que era tiempo de compartirlo. De cómo descifrarlo va este libro.»

«El viaje de las mujeres es el modelo visual que presento como resumen de parte de las claves y herramientas de vida de la sabiduría ancestral femenina. Se trata de un tipo de guía en la que se aprecia la concepción circular de cada etapa de la vida y el proceso transformador y evolutivo, de cambio físico y psicológico rotundo, que ocurre entre etapa y etapa.


Los momentos de intersección de los círculos corresponden a esos momentos cuando suceden los grandes cambios como adolescencia, maternidad o menopausia, parten de cambios hormonales que agitan y que suelen estar acompañados por crisis que llevan a nuevos replanteamientos vitales clave y a veces se interpretan como depresión, pero cuyo sentido es preparar tanto el cuerpo como la mente para la siguiente etapa. La clave del modelo es poder ver las distintas fases como parte del proceso evolutivo.»

EGIPTO: el poder del corazón

Para las mujeres nubias el olfato tiene que ver con la magia; la nariz va derecha a las emociones y estas directas al alma. Ellas saben, tanto como los grandes neurocientíficos que ahora las estudian, que las emociones son como notas capaces de transformar la música de la mente. Por algo las mujeres nubias aún celebran una fiesta en honor a Isis y la mayoría todavía cree que es gracias a sus lágrimas por lo que crece el agua del río y su propia fortaleza. Por algo las mujeres sabias en esta zona del mundo median con las emociones, los alimentos y los aromas entre la humanidad y las aguas.


TURQUÍA: el poder de la libertad


En el museo de Éfeso las diosas enterradas durante miles de años tienen claves para mostrar a las mujeres las emociones cambiantes. Nuestros ciclos menstruales cada veintiocho días transforman nuestro cuerpo y nuestra mente, como la luna. Toda mujer, si se observa, se descubre explosiva con la menstruación, energética con la ovulación, introspectiva en la premenstruación.


COLOMBIA: la fuerza de la Madre Tierra
 

Los indígenas de la sierra sobreviven pese a la colonización, a la guerra de los más de cincuenta años que aún se libra en sus bosques y a la llamada de la cultura occidental. Hoy todo el país y parte del mundo los reconocen como sabios y poderosos estrategas. Me consta que sus mujeres lo son... Para los pueblos indígenas de la sierra, las mujeres simbolizan el principio y el final de la vida. Creen que la cultura ancestral se mantiene viva gracias a sus mujeres. De ellas depende formar a las nuevas generaciones. Solo si sus mujeres se valoran, su cultura sigue adelante.
 

LA INDIA Y NEPAL: los colores del Ganges. El rojo de las mujeres
 

Los colores tienen el poder de devolvernos la alegría, quizá porque son los distintos reflejos de los rayos del sol, como las diosas que adoran aquí son las distintas formas de lo femenino.
 

CELTIBERIA: el don de nutrirse
 

Con las semillas, ella enseña a nutrir el cuerpo, pero ante todo utiliza los secretos que habitan en el corazón para alimentar las emociones, que son las que, según la neurociencia ahora demuestra, son la guía del equilibrio.

«“El mundo se salvará gracias a las mujeres de Occidente”,
argumentó el propio Dalái Lama.
“Las mujeres tienen que tomar el poder; solo ellas pueden cambiar algo”,
me ha dicho Federico Mayor Zaragoza.
“El mundo solo podrá salvarse cuando las mujeres asuman su manejo”,
dijo Gabriel García Márquez.»

HERRAMIENTAS PARA UNA VIDA PLENA

CUERPO: un círculo, una vida
 

Para las ancianas sabias que enseñan a vivir y a veces guían comunidades, el círculo representa lo femenino y la mujer, a cada etapa de vida le llaman círculo de vida. Circulares son las etapas menstruales (menstruación, preovulación, ovulación, premenstruación), la forma del vientre es circular y también lo es la tierra o la luna donde las mujeres encontraron una guía. Circular el viaje completo de cada etapa de la vida. Algunas enseñan también que, si lo creen, tienen el poder de cambiar sus vidas con cada vuelta de círculo.


MENTE: mitos femeninos, el viaje de la heroína
 

Pocas mujeres saben que el viaje de la mujer no puede ser lineal sino formado por círculos menstruales, de fertilidad y de vida que nos permiten evolucionar hasta que, idealmente, la anciana da su saber a la niña. Con la brújula puesta en la constante homeostasis y el encuentro con el equilibrio a través de los saberes que enseñan las ancianas es más fácil tejer una vida plena. Sin embargo, hoy muchas personas creen que el viaje como mujer es lineal, y somos lo que creemos y pensamos. Los cuentos y mitos, desde el principio de los tiempos, se han utilizado para transmitir las claves de vida y conocimiento. Muchos han pasado de generación en generación hasta llegar a nosotros.


Mujeres y hombres, niños y niñas, aprendían a vivir a través de las historias que contaban los mayores; los cuentos eran la forma de aprender a decidir y diferenciar lo importante de lo intrascendente. Pero bajo el patriarcado, los cuentos y mitos han servido para reproducir roles y valores muchas veces alienantes.
 

EMOCIONES: tecnología de felicidad, claves de homeostasis para las abuelas sabias


La científica Annie Marquier cuenta que el corazón tiene unas cuarenta mil neuronas en contacto directo con el cerebro, un sistema nervioso independiente y dos clases de frecuencia cardiaca: una es armoniosa, con pensamientos compasivos y generosos, y nos hace fuertes; la otra es desordenada e incoherente, cuando hay miedo, ira o desconfianza, y nos debilita. Vivir en armonía entre lo que pensamos y sentimos, entre el cerebro y el corazón, además, crea equilibrio y da fortaleza; a eso se le llama coherencia cardiaca. (…) Lo que ahora la ciencia demuestra, las abuelas sabias a las que he conocido lo saben tan bien, que gran parte de su tecnología y de sus saberes ancestrales se centran en el amor y la recuperación de la armonía entre lo que pensamos y lo que sentimos. Ellas saben que amar es medicina antiestrés, antidepresión y antienvejecimiento.

LA TIERRA ES MUJER Y NOS NECESITA A TOD@S

Shirley, la abuela cheroqui que vio morir a dos de sus tres hijos, educada en la tradición lakota, nos recibió descalza en el salón de su casa de piedra, frente al ventanal que daba al bosque y con la chimenea apagada. Estábamos a principios de octubre y hacía un año exacto del entierro de su hija pequeña. Durante doce meses se aisló, apenas recibió a nadie en casa, y tampoco viajó. Ahora, a sus ochenta y cinco años, tras haber vivido casi todo y sufrido mucho más que cualquier persona, la abuela sabía que era el tiempo de volver a la vida; que la vida necesitaba eso que ella tenía y tiene para dar. (…)
 

Como las abuelas sabias que han heredado los saberes de sus propias abuelas, Shirley sabe que...

 

  • Su vida es una sucesión de círculos que comienzan y terminan en el corazón.

  • Todos los círculos son igual de importantes, y se complementan.

  • Ante la crisis siempre puede cambiar de círculo a través de sus decisiones y acciones.

  • Cada cierre de círculo es una muerte y un renacimiento que ella puede empujar con un rito de paso.

  • La homeostasis de corazón, mente y emoción guía su vida.

  • Es dueña de su destino.

  • Existe una tecnología del equilibrio.

  • Vive en presente construyéndose a sí misma y construyendo futuro.

  • Decidir le hace fuerte.

  • La vida es cambio.

  • Puede alimentar su mente y emoción tanto como su cuerpo con todo lo que le sienta bien... Entonces crece.

  • Es ella quien teje su vida con sus deseos, decisiones y acciones. Teje con las claves de su homeostasis.

  • Su esencia es libre.

  • Tiene el poder de renacer; tras cada muerte puede ser más fuerte, más sabia, más feliz.

  • Dar le hace crecer, pero primero a sí misma.

  • AMA.


Lo femenino está en cada persona más allá de su género; es ir al corazón y afecta a toda la humanidad.

 

CONTENIDO DEL LIBRO


Carta de la Abuela María Alice Campos Freire
Prólogo, de Federico Mayor Zaragoza


Introducción


PRIMERA PARTE


El viaje de las mujeres
Egipto: el poder del corazón
Turquía: el poder de la libertad
Colombia: la fuerza de la Madre Tierra
La India y Nepal: los colores del Ganges. El rojo de las mujeres
Celtiberia: el don de nutrirse
El arte de reconstruirse


SEGUNDA PARTE


Herramientas para una vida plena
CUERPO: un círculo, una vida
MENTE: mitos femeninos, el viaje de la heroína
EMOCIONES: tecnología de felicidad, claves de homeostasis para las abuelas sabias


TERCERA PARTE


El despertar femenino en el nuevo paradigma. Herramientas para hombres y mujeres


Epílogo

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now